Archivo mensual: noviembre 2013

Los buitres se reparten la carroña española

fondos buitres

Para los fondos buitre el negocio es redondo

Qué son y cómo funcionan los fondos de inversión buitre

Los buitres no cazan, sino que se alimentan de los desechos. Lo mismo sucede con los fondos de inversión oportunistas, más conocidos como fondos buitre: planean sobre sus presas y atacan solo cuando están moribundas. En la práctica, esto significa que compran a precio de ganga, con unos descuentos siempre por debajo del precio de mercado. Aumentan así sus posibilidades de obtener beneficios, alcanzando unas rentabilidad mínima del 15% anual.

Los ámbitos más “apetecibles” para estos fondos internacionales de inversión son, principalmente, cuatro: el de los créditos que las entidades bancarias consideran incobrables, el inmobiliario, la bolsa y la deuda pública.  

En nuestro país, su presencia se remonta al verano de 2012. Tras muchos tiempo esperando para aprovecharse de la carroña española, mayoritariamente aquella que los bancos no supieron gestionar (créditos que finalmente se dieron por incobrables, promociones de viviendas y suelo), las imposiciones derivadas del rescate financiero español obligaron a la banca a poner el cartel de se vende. Entonces, se abrió la veda.

Para los fondos buitre el negocio es redondo. Compran muy por debajo del valor inicial, por lo que, por ejemplo, en el caso de los créditos considerados fallidos y, por lo tanto, sin posibilidad de cobrar, basta con que el fondo buitre que los adquiere logre recuperar una ínfima cantidad para salir ganando.

Compras por el 3% de su valor

La última operación de este tipo la ha protagonizado, hace unos días, el fondo de inversión Marathon. El Banco Mare Nostrum, en su mayor parte propiedad del Estado, ha vendido al fondo neoyorquino su cartera de créditos fallidos, valorada en 1.400 millones de euros, por 41 millones, es decir, menos del 3% de su valor. La operación ha dado lugar a una de las ventas de fallidos más grandes de Europa.

Según PwC, en 2013 se han vendido 9.000 millones de préstamos en nuestro país, la mayoría a precios de derribo.

Deja un comentario

Archivado bajo Bancos, Inversiones

Tres mitos (falsos) de la economía alemana

Imagen

Alemania crece demasiado y se aleja del resto de los países de su entorno. A pesar de las reprimendas que ha recibido de la UE, que le recrimina el elevado superávit de su balanza comercial, conseguido gracias a sus exportaciones, y le exige aumentar su demanda interna, a muchos Estados les gustaría estar en su pellejo. Sin ir más lejos, a España, que esta semana se ha librado de las garras de Europa (o eso dicen), poniendo fin a su rescate financiero.

Pero en Alemania no es oro todo lo que reluce. Parte de los grandes méritos que se le atribuyen podrían encuadrarse en la categoría de mitos. Falsos, por cierto:

1. Mucho trabajo y salarios altos. Haberlos, haylos, pero no para todos. Una de las bazas que ha jugado el Gobierno teutón es el de la contención salarial. Llegó hace tiempo, de mano de los minijobs, trabajos precarios de pocas horas y mal remunerados que permite al país sacar pecho al hablar de sus tasas de desempleo, una de las más bajas que ha conocido en su historia reciente.

2. Productividad. Los expertos (alemanes incluidos) coinciden en que la productividad alemana es frágil. Para que nos hagamos una idea, la productividad entre 1999 y 2010 ha crecido menos que en años anteriores respecto a la mayoría de los países europeos.

3. Infraestructuras. La inversión pública alemana es tan baja que muchas de las infraestructuras del país, como las carreteras, no están al nivel de lo que cabría esperar para una economía de sus características.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría